Nueva legislación sobre fronteras terrestres: ¿está la India preparada para el «lawfare» de China?

Nueva legislación sobre fronteras terrestres: ¿está la India preparada para el «lawfare» de China?

La nueva legislación china sobre fronteras terrestres no ha suscitado en la India la atención que debería. La ley da sentido a las distintas piezas del rompecabezas de la expansión territorial china en su frontera del Himalaya. La Ley de Fronteras Terrestres, que llega poco después del prolongado enfrentamiento militar entre India y China en Ladakh (el territorio indio más septentrional), es una declaración en sí misma.

Indica que la era de los mecanismos bilaterales para resolver la «cuestión fronteriza» entre India y China y las normas internacionales sobre colaboración transfronteriza ha terminado. Los chinos emplearán en su frontera del Himalaya las mismas tácticas que utilizaron en Hong Kong y en las disputas marítimas: agresión territorial, actividades en la «zona gris» y justificación de su «expansionismo» mediante la legislación nacional. Las tensiones que esto puede crear con India pueden tener repercusiones militares, diplomáticas y económicas.

El gobierno chino aprobó el 23 de octubre la nueva ley sobre la protección y explotación de las zonas fronterizas terrestres, que entrará en vigor el 1 de enero de 2022. Algunos factores podrían haber motivado la aprobación de esta ley: la estabilidad del interior de China que limita con Asia Central con la toma de posesión de los talibanes en Afganistán y la preocupación por el desbordamiento de los refugiados de Myanmar, por ejemplo.

Sin embargo, China tiene una frontera terrestre relativamente estable, con disputas territoriales con 12 de los 14 países resueltas en la década de 2000. En este contexto, la ley parece inquietantemente aprobada para justificar las actividades chinas a lo largo de la Línea de Control Real (LAC, la frontera de facto entre India y China), desde el incidente de Doklam en 2017 hasta las incursiones más recientes en Ladakh a principios de 2020.

Aunque China parece tener disputas con todo el mundo a su alrededor, cuatro de las disputas de China siempre han sido esenciales para sus reclamaciones de integridad territorial: Hong KongTaiwánTíbet y la LAC con India. Con el Tíbet y Hong Kong en el punto de mira, un reciente informe anual del Pentágono corrobora que China se está preparando para un escenario de guerra en dos frentes: la escalada fronteriza con India y la intensificación de la amenaza militar contra Taiwán.

Las disposiciones de la ley de fronteras terrestres parecen dar cobertura legal a las actividades chinas en la «zona gris» a lo largo de la frontera del Himalaya con India. En términos sencillos, definidos por la actualización de la Estrategia de Defensa 2020 de Australia, las actividades de la zona gris (articuladas en el contexto de las disputas marítimas de China) son escaladas secuenciales, gradualmente crecientes, destinadas a comprobar el punto de inflexión del adversario. En el contexto India-China, cuatro disposiciones legales parecen justificar los intentos de China de «cambiar la realidad sobre el terreno».

  • Apoyo estatal para construir o mejorar los pueblos fronterizos – Esta disposición sanciona las repetidas incursiones chinas a lo largo de la LAC y los intentos de construir pueblos y crear infraestructuras. Por ejemplo, se ha informado de la creación de una aldea civil de 100 viviendas dentro del territorio en disputa entre el Tíbet y Arunachal Pradesh (AP) por parte del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

CHINA TIENE UNA FRONTERA TERRESTRE RELATIVAMENTE ESTABLE, CON DISPUTAS TERRITORIALES CON 12 DE LOS 14 PAÍSES RESUELTAS EN LA DÉCADA DE 2000

  • Creación de «grupos de defensa de masas» en las aldeas fronterizas, lo que pone de relieve la estrategia de fusión civil-militar. Inclusión de la formación de una Policía Armada Popular (PAP) a lo largo de la frontera india – esta cláusula recuerda a los «Pequeños Hombres Azules» de la milicia marítima china que opera en el Mar de China Meridional. Con su naturaleza paramilitar, estos grupos pueden dar a los militares chinos la posibilidad de negar una acción escalatoria a lo largo de la LAC.
  • La referencia a la soberanía china sobre los recursos hídricos de los ríos transfronterizos ha llevado a los expertos a afirmar que la militarización china del agua del Brahmaputra continuará. Esto incluye la ocultación de datos hidrológicos y la construcción unilateral de presas en el curso superior, lo que repercute en la gestión del flujo de agua aguas abajo.
  • Por si fuera poco, la ley permite el uso de la fuerza militar para resolver las disputas en los términos chinos, ya que desafían el statu quo con nuevos activos sobre el terreno, la acumulación de fuerzas militares y el despliegue de tropas en la LAC.

A lo largo de los años, China ha desplegado eficazmente el «lawfare», es decir, el uso de sistemas e instituciones legales (nacionales) para lograr un objetivo político. China ha recurrido a muchas formas de invadir territorio: la estrategia del salami, las actividades en zonas grises y la invasión de zonas a través de las fronteras asentadas/no asentadas. Ha inventado nuevas reivindicaciones históricas, como la narrativa de la Línea de los Nueve Rayos para el Mar de China Meridional y Oriental.

Ha utilizado la diplomacia de la «trampa de la deuda» en Tayikistán y Sri Lanka, en la que ha hecho que un país ceda un territorio o una infraestructura clave a cambio de la condonación de la deuda. A continuación, China ha procedido en casos cruciales a dar una sanción legal a su agresión y expansión.

Aunque no se trata de un caso clásico de expansión territorial, en Hong Kong se ha empleado con éxito el lawfare. En Hong Kong, la Ley de Seguridad Nacional aprobada en 2020 se ha convertido en la precursora de la legalización de los intentos chinos de suprimir la oposición democrática, detener a los activistas y aplastar el movimiento prodemocrático.

Del mismo modo, en las aguas marítimas, la Ley de Guardacostas ha justificado años de construcción/reclamación de islas y acumulación militar. Esta ley permite el uso de la fuerza letal por parte del Ejército Popular de Liberación chino (Armada) contra los barcos extranjeros en aguas «disputadas», por ejemplo, alrededor de las islas SpratlyParacel y Scarborough Shoal. Del mismo modo, la Ley de Seguridad del Tráfico Marítimo exige que los buques extranjeros a los que se les permite el «paso inocente» en virtud del derecho internacional informen y obtengan el permiso de las autoridades chinas en el Mar de China Meridional.

Envalentonada por la falta de una respuesta internacional coordinada y ante unos vecinos asiáticos que dependen de su ecosistema económico y de sus cadenas de suministro, la legislación interna china ha señalado en general que se han acabado todas las apuestas por las negociaciones, la búsqueda de consenso y el arbitraje. Ahora surgen los paralelismos con la Ley de Fronteras Terrestres y el conflicto fronterizo entre Indochina, con consecuencias en tres ámbitos principales:

1- Militarmente y diplomáticamente: Esta vez, la agresión china se ha encontrado con la resistencia armada india, aunque con retraso. Las fases iniciales de la invasión china en zonas fronterizas clave de Ladakh a principios de 2020 coincidieron con la propagación de COVID-19 y cogieron a India por sorpresa. Desde entonces, India ha igualado los despliegues militares chinos, lo que ha provocado los primeros enfrentamientos militares mortales chinos e indios desde 1975 en el valle de Galwan. El suceso provocó la muerte de 20 soldados indios, mientras que China se negó a revelar sus bajas. Desde entonces, las 18 rondas de conversaciones a nivel de comandante no han aportado ninguna solución.

AUNQUE NO SE TRATA DE UN CASO CLÁSICO DE EXPANSIÓN TERRITORIAL, EN HONG KONG SE HA EMPLEADO CON ÉXITO EL LAWFARE

La nueva Ley de Fronteras Terrestres, que institucionaliza los intentos chinos de revisionismo territorial en el Himalaya y la contraresistencia india, está creando un caldero geopolítico y militar entre los dos gigantes asiáticos. Los informes indican una «guerra de infraestructuras» a lo largo de la Línea de Control Real, que incluye la construcción de nuevas bases aéreas en el lado chino y de carreteras, puentes y túneles en el lado indio. A diferencia de la frontera de India con Pakistán, la LAC ha sido comparativamente estable desde la década de 1980, regida por numerosos acuerdos y medidas de fomento de la confianza (CBMs).

Sin embargo, con la carrera hacia el desarrollo de infraestructuras y la militarización, la creación de «fuerzas civiles» y el hipernacionalismo en ambos lados, las escaladas accidentales serán difíciles de controlar. A medida que los problemas se intensifican en la frontera, se sabe que los chinos emplean la guerra en el ámbito de la tecnología: ciberataques, piratería informática y espionaje, para los que India tiene una contradefensa inadecuada.

2- Las repercusiones de este choque geopolítico se dejan sentir en el subcontinente indio. La nueva ley ha suscitado preocupación en Bután, que ha visto aumentar las incursiones fronterizas chinas en los últimos años: construcción de pueblos, carreteras de enlace y puestos militares. En Nepal, es probable que la ley respalde los intentos chinos de desafiar las fronteras que se consideran establecidas desde hace décadas. Sin embargo, más que ejercer el control sobre Nepal y Bután, los esfuerzos chinos son una forma de poner en jaque a India.

China ha centrado su agresión en territorios que hacen vulnerable a la India, por ejemplo, la meseta de Doklam (en Bután), cerca del corredor de Siliguri, que conecta el territorio continental de la India con su parte nororiental. A medida que aumenta el enfrentamiento entre India y China en la región, la interferencia en los países más pequeños puede afectar a su estabilidad política, como se ha visto en Nepal, donde ambos países apoyan a bandos opuestos.

3- El impacto económico interno de la situación también es mayor para India. A pesar de los esfuerzos sinceros, aunque a corto plazo, la cadena de suministro india en sectores críticos (productos farmacéuticos, energías renovables, minerales de tierras raras, automóviles, bienes de consumo duraderos) sigue dependiendo en gran medida de China. A pesar de que las relaciones diplomáticas se han agriado en el último año, el comercio indo-chino ha crecido un 49% hasta alcanzar los 90.000 millones de dólares, con un aumento de más del 50% en las exportaciones chinas a India.

Dada la favorable balanza comercial con la India, China no armará el comercio y las finanzas contra la India como hizo con las empresas automovilísticas japonesas durante el conflicto del Mar de China Oriental (2011) o contra Vietnam durante un enfrentamiento en las disputadas islas Paracel (2014). Sin embargo, es en el lado indio donde incidentes como el choque del valle de Galwan en 2020 u otros intentos de incursiones chinas obligarán al gobierno a tomar medidas estrictas.

A medida que aumentan estos incidentes, las medidas repentinas y reactivas, como las restricciones a la importación y la prohibición de componentes chinos, pueden afectar a la cadena de suministro de sectores cruciales. Dada la naturaleza incierta de las restricciones del Gobierno de la India al comercio de mercancías y productos con China, la industria india no ha sido coherente con la diversificación de la cadena de suministro y sigue siendo vulnerable a las maniobras geopolíticas repentinas.

Un componente clave en el que el Gobierno de la India ha empezado a institucionalizar las restricciones es el de la IED respaldada por China, que incluye la aprobación federal obligatoria incluso para los sectores previamente aprobados de forma automática. Desde los pagos digitales hasta el comercio electrónico, los juegos y otros sectores relacionados con la tecnología han crecido con las inversiones de empresas chinas como Alibaba y Tencent.

Con la liquidez global infundida por las grandes subvenciones de COVID-19 que persiguen el mercado indio, muchas empresas de nueva creación y compañías están intentando diversificar su conjunto de inversiones para reducir el impacto de los cambios políticos repentinos. Sin embargo, a día de hoy, India sigue sin poder imponer costes económicos significativos a China. Esta incapacidad fomentará el expansionismo chino contra la India y creará riesgos de choques en la cadena de suministro y de impacto comercial a medida que el Gobierno de la India ajuste su respuesta a una nueva era china.

Mientras la China de Xi da la vuelta al mantra de Deng Xiaoping «esconde tu fuerza, espera tu momento», todas las partes interesadas deben estar mejor preparadas para una era china de «muestra tu fuerza, ahora es el momento».

Nota: El artículo fue publicado originalmente en inglés en el portal Asia Power Watch. La reproducción del mismo en español se realiza con la debida autorización. Link al artículo original: https://asiapowerwatch.com/chinas-new-land-border-legislation-is-india-ready-for-chinese-lawfare/

This article was written in collaboration with Bipasha Bhardwaj. Bipasha is the co-founder and COO of Intelligentsia Risk Advisors, a strategy consulting firm that aims to facilitate “ease of doing business” by managing and mitigating geopolitical, social, operational and security risks. She has more than a decade of experience assisting clients in making informed business decisions by identifying risks and opportunities to ensure business operability.

Resource: https://reporteasia.com/opinion/2021/11/28/fronteras-terrestres-india-lawfare-china/

Leave a Reply